Estado Del Cerebro

Brain conditions
purina-institute-seizuers

La epilepsia idiopática (EI) es la causa más común de convulsiones crónicas en perros y puede tener numerosos efectos adversos en perros y en sus dueños. La interrupción de los efectos adversos puede contribuir en alterar la frecuencia de las convulsiones. Los medicamentos antiepilépticos utilizados para reducir o eliminar las convulsiones suelen causar efectos secundarios que deben equilibrarse con los beneficios de la reducción de la frecuencia de las convulsiones.

La investigación realizada por Purina en colaboración con el Royal Veterinary College de Londres demostró que la suplementación dietética, como complemento del tratamiento con medicamentos contra la epilepsia, con nutrientes que incluyen triglicéridos de cadena media (TCM) redujo significativamente la frecuencia de las convulsiones en más de dos tercios de los perros y redujo la frecuencia de las convulsiones en al menos un 50% en casi la mitad de los perros estudiados.1

Efectos adversos de la epilepsia canina

La EI puede reducir la calidad de vida del perro, así como su esperanza de vida. El impacto del cuidado de un perro con EI puede afectar la calidad de vida del dueño y las decisiones de tratamiento posteriores. Además de las convulsiones, la epilepsia idiopática canina también afecta la cognición de los perros.

Adverse effects of canine epilepsy

Un electroencefalograma (EEG) es un procedimiento no invasivo que muestra la actividad eléctrica generada por los impulsos nerviosos en el cerebro. Aunque no es una herramienta típicamente disponible en la consulta privada, los perros con epilepsia tendrán un EEG anormal

saliva-cortisol-peaks-after-dog-seizure

Un estudio demostró que el nivel de cortisol en la saliva, una medida del estrés, aumenta significativamente después de una convulsión tanto en perros como en dueños.2 En un estudio, se demostró que el aumento de la frecuencia de las convulsiones se asocia con una calidad de vida significativamente menor para los perros, según lo percibido por los dueños, así como una preocupación para los dueños.3

Los perros con EI pueden mostrar una menor capacidad de entrenamiento, como lo demuestra la dificultad para obedecer una orden de sentarse, ser más lento para aprender nuevos trucos y mostrar períodos de atención disminuidos; los fármacos antiepilépticos comunes también pueden empeorar estos comportamientos.4 Los perros con epilepsia también pueden tener dificultades para encontrar comida caída, deambular sin propósito y tener menos probabilidades de reconocer a las personas conocidas.5 Esto incluso ocurre con perros menores de 4 años.

Finalmente, también se ha demostrado que los perros con EI tienen dificultades con las tareas de memoria espacial en comparación con los de control, lo que indica que tienen más dificultades para explorar su entorno o recordar la ubicación de un elemento.6 Los perros con EI tienen más probabilidades de desarrollar disfunción cognitiva más adelante en la vida.5

Metabolismo cerebral de la glucosa y convulsiones

En perros y humanos con epilepsia, hay una interrupción en el metabolismo de la glucosa cerebral. Esto puede predisponerlos a convulsiones posteriores, así como al daño celular que puede conducir a la neurodegeneración y al deterioro cognitivo. Aunque no es posible reemplazar completamente la glucosa como fuente de energía, los cuerpos cetónicos pueden proporcionar una alternativa.  

Los triglicéridos de cadena media (TCM) dietéticos proporcionan una fuente de cetonas cuando se metabolizan. Los TCM son grasas que se encuentran en los aceites vegetales, como el aceite de coco. El ácido octanoico, un ácido graso de cadena media derivado de los TCM, también puede ser metabolizado por el cerebro para obtener energía.

Purina research epilepsy

La investigación ha demostrado que las cetonas y los ácidos grasos de cadena media derivados de los TCM tienen efectos anticonvulsivos más allá de sus funciones como fuentes de energía.7–9 Los ácidos grasos de cadena media también ayudan a restaurar la función mitocondrial. El ácido decanoico, uno de los ácidos grasos de cadena media de los TCM, ayuda a romper el ciclo de actividad eléctrica anormal al bloquear el receptor AMPA  (ácido α-amino-3-hidroxi-5-metil-4-isoxazolpropiónico) en las neuronas.

Las dietas cetogénicas se han utilizado con éxito junto con el tratamiento médico durante muchos años para controlar la epilepsia en humanos.10

Investigación de Purina

Purina ha investigado la función de los triglicéridos de cadena media (TCM) en el control de la epilepsia idiopática. 

Un ensayo clínico doble ciego, cruzado, realizado por el Royal Veterinary College (Londres) evaluó la suplementación con TCM en perros con EI. Los perros con EI refractaria fueron alimentados con una dieta de control o una dieta suplementada con TCM durante tres meses, luego cambiaron a la otra dieta durante tres meses. Sus medicamentos no fueron cambiados.

Con la dieta con TCM, el 48% de los perros que anteriormente eran refractarios se convirtieron en un éxito del tratamiento (lograron una reducción del 50% o más en la frecuencia de las convulsiones), y esto incluía el 14% que quedó completamente libre de convulsiones. En general, el 71% de los perros mejoraron significativamente con la dieta con TCM.

Una dieta suplementada con TCM también mejoró significativamente dos de los cuatro comportamientos relacionados con el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) y una mayor capacidad de entrenamiento, lo que sugiere posibles efectos reductores de la ansiedad de las dietas cetogénicas con TCM.11

Mire este vídeo para obtener más

información sobre la innovación nutricional para controlar la epilepsia canina.

epilepsy-can-effect-any-dog

La epilepsia puede afectar a cualquier perro.

Una infografía útil sobre la epilepsia canina

PUNTOS CLAVE PARA RECORDAR

  • Cuando se usan como complemento del tratamiento médico en la epilepsia canina, las cetonas y los ácidos grasos de cadena media derivados de los TCM proporcionan fuentes alternativas de energía para el cerebro.
  • Las cetonas y los ácidos grasos de cadena media resultantes del metabolismo de TCM pueden tener efectos anticonvulsivos, y complementan los medicamentos antiepilépticos.
  • La investigación de Purina demostró que más de dos tercios de los perros con epilepsia refractaria alimentados con una dieta suplementada con TCM tuvieron una reducción en las convulsiones, y el 14% de los perros no tenían convulsiones.
  • La epilepsia idiopática se asocia con comportamientos relacionados con el TDAH y una capacidad de entrenamiento reducida, y la suplementación con TCM puede mejorar algunos de estos comportamientos.

Más información

1. Law, T. H., Davies, E. S., Pan, Y., Zanghi, B., Want, E., Volk, H. A. (2016). A randomised trial of a medium-chain TAG diet as treatment for dogs with idiopathic epilepsy. British Journal of Nutrition, 114, 1438–1447. Erratum in: British Journal of Nutrition, 2016; 115:1696

2. Packer, R. M. A., Volk, H. A., & Fowkes, R. C. (2017). Physiological reactivity to spontaneously occurring seizure activity in dogs with epilepsy and their carers. Physiology & Behavior, 177, 27–33. doi: 10.1016/j.physbeh.2017.04.008               

3. Chang, Y., Mellor, D. J., & Anderson, T. J. (2006). Idiopathic epilepsy in dogs: owners’ perspectives on management with phenobarbitone and/or potassium bromide. Journal of Small Animal Practice, 47, 574–581

4. Packer, R. M. A., McGreevy, P. D., Pergande, A., & Volk, H. A. (2018). Negative effects of epilepsy and antiepileptic drugs on the trainability of dogs with naturally occurring idiopathic epilepsy. Applied Animal Behaviour Science, 200, 106–113. doi: 10.1016/j.applanim.2017.11.008 

5. Packer, R. M. A., McGreevy, P. D., Salvin, H. E., Valenzuela, M. J., Chaplin, C. M., & Volk, H. A. (2018). Cognitive dysfunction in naturally occurring canine idiopathic epilepsy. PLOS One. doi: 10.1371/journal.pone.0192182

6. Winter, J., Packer, R. M. A., Volk, H.A. (2018c). Preliminary assessment of cognitive impairments in canine idiopathic epilepsy. Veterinary Record. 182(22), 663. doi: 10.1136/vr.104603

7. Kim, D. Y., Simeone, K. A., Simeone, T. A., Pandya, J. D., Wilke, J. C., Ahn, Y., Geddes, J. W., Sullivan, P. G., Rho, J. M. (2015). Ketone bodies mediate antiseizure effects through mitochondrial permeability transition. Annals of Neurology 78, 77–87. doi: 10.1002/ana.24424

8. Masino, S. A., Li, T., Theofilas, P., Sandau, U. S., Ruskin, D. N., Fredholm, B. B., Geiger, J. D., Aronica, E., Boison, D. (2011). A ketogenic diet suppresses seizures in mice through adenosine A₁ receptors. Journal of Clinical Investigation 121, 2679–2683. doi: 10.1172/JCI57813

9. Wlaź, P., Socała, K., Nieoczym, D., Łuszczki, J. J., Zarnowska, I., Zarnowski, T., Czuczwar, S. J., Gasior, M. (2012). Anticonvulsant profile of caprylic acid, a main constituent of the medium-chain triglyceride (MCT) ketogenic diet, in mice. Neuropharmacology 62, 1882–1889. doi: 10.1016/j.neuropharm.2011

10. Neal, E. G., Chaffe, H., Schwartz, R. H., Lawson, M. S., Edwards, N., Fitzsimmons, G. Cross, J. H. (2009). A randomized trial of classical and medium-chain triglyceride ketogenic diets in the treatment of childhood epilepsy. Epilepsia 50, 1109–1117. doi: 10.1111/j.1528-1167.2008.01870.x

11. Packer, R. M. A., Law, T. H., Davies, E., Zanghi, B., Pan, Y., & Volk, H. A. (2016). Effects of a ketogenic diet on ADHD-like behavior in dogs with idiopathic epilepsy. Epilepsy & Behavior, 55, 62–68. doi: 10.1016/j.yebeh.2015.11.014